prevenir la corrosión piezas metálicas

Ningún metal está completamente a salvo de la amenaza de corrosión. Pero es posible reducir la velocidad, controlar o detener la corrosión antes de que cause un problema.

Hay formas prácticas de prevenir la corrosión en piezas metálicas. Los ingenieros pueden incorporar el control de la corrosión en el proceso de diseño. Los fabricantes pueden aplicar barreras protectoras contra la corrosión. Finalmente, las personas que usan la pieza pueden tomar medidas preventivas para prolongar su vida útil.

Solicite una cotización

¿Qué es la corrosión?

La corrosión se produce cuando un metal reacciona con un agente oxidante en su entorno. Esta reacción química puede hacer que el metal se degrade con el tiempo, empañando su apariencia y comprometiendo su integridad estructural.

Cada tipo de metal tiene diferentes propiedades electroquímicas. Estas propiedades determinan los tipos de corrosión a los que la pieza es vulnerable. Por ejemplo, las herramientas de hierro son propensas a la oxidación debido a la exposición prolongada a la humedad, mientras que un techo de cobre se empañará bajo los efectos del clima. Si bien algunos metales resisten mejor la corrosión que otros (dependiendo del entorno), ninguno está libre de todo tipo de corrosión.

No hay una solución única para evitar la corrosión de las piezas metálicas. Con tantos tipos de metales y miles de aplicaciones posibles, los fabricantes deben usar varios métodos para prevenir y controlar la corrosión en diferentes metales.

Formas de prevenir la corrosión de Piezas metálicas

La prevención de la corrosión en piezas metálicas se tiene en cuenta en todas las etapas del proceso, desde el diseño y la fabricación hasta el acabado y el mantenimiento.

Solicite una cotización

1. Diseño

El control de corrosión comienza en la etapa de ingeniería. Si la pieza es para su uso en un entorno en el que es susceptible a la corrosión, los fabricantes deben diseñar la pieza teniendo esto en cuenta.

Por ejemplo, las piezas expuestas a los elementos deben permitir que el agua y los residuos se drenen en lugar de acumularse en la superficie. Para reducir la corrosión en grietas, los diseñadores deben eliminar los huecos estrechos que permiten que el aire o el fluido entren y se estancen. Para entornos corrosivos, como el agua salada, puede ser aconsejable diseñar un grado de tolerancia a la corrosión.

2. Recubrimiento protector

Los recubrimientos pueden proporcionar una capa de protección contra la corrosión al actuar como una barrera física entre las piezas metálicas y los elementos oxidantes en el medio ambiente. Un método común es la galvanización, en la que los fabricantes cubren la pieza con una fina capa de zinc.

Los recubrimientos en polvo son otra forma eficaz de prevenir la corrosión en piezas metálicas. Con una aplicación adecuada, un recubrimiento en polvo puede sellar la superficie de la pieza lejos del medio ambiente para protegerla de la corrosión.

3. Control ambiental

Muchos factores ambientales afectan la probabilidad de corrosión. Ayuda a mantener las piezas metálicas en un lugar limpio y seco cuando no están en uso. Si tiene la intención de almacenarlos durante mucho tiempo, considere usar métodos para controlar el nivel de azufre, cloruro u oxígeno en el entorno circundante.

La corrosión galvánica se produce cuando partes metálicas con dos potenciales de electrodo diferentes están en contacto junto con un electrolito como el agua salada. Esto hace que el metal con mayor actividad de electrodo se corroa en el punto de contacto. Se puede prevenir la corrosión galvánica almacenando estas piezas por separado. Este efecto también puede funcionar como una medida anticorrosión, como se explica a continuación.

Solicite una cotización

4. Protección catódica

Es posible prevenir la corrosión aplicando una corriente eléctrica opuesta a la superficie del metal. Un método de protección catódica es una corriente impresa, utilizando un curso externo de corriente eléctrica para dominar una corriente corrosiva en la pieza.

Un método menos complejo de protección anticorrosiva catódica es el uso de un ánodo de sacrificio. Esto implica unir un metal pequeño y reactivo a la pieza que desea proteger. Los iones metálicos fluirán del metal reactivo a la parte menos activa, reduciendo la corrosión a expensas de la pieza más pequeña.

5. Mantenimiento

Los recubrimientos protectores, el control ambiental y la protección catódica son formas efectivas de prevenir la corrosión en piezas metálicas. Sin embargo, estas medidas no son nada sin un mantenimiento y monitoreo continuos. Los recubrimientos pueden desgastarse con el tiempo; incluso las pequeñas muescas y arañazos pueden provocar corrosión. Asegúrese de mantener las piezas limpias y aplique protección adicional según sea necesario.